Informaciòn en Español

Spanish Statement
 
Somos una comunidad cristiana inclusiva que apoya a la gente en su fé y les ayuda a crecer. Nuestra sacerdote, la Rvda. Judith Jones, habla español.

Creemos que Dios nos ama a todos, sin excepción. Les damos la bienvenida a todos/as, no importa si sean creyentes, buscadores, o escépticos; no importa su raza, etnia, o estatus de inmigración; no importa su estado civil, incluyendo si estén divorciados; no importa su orientación sexual o identidad de género; no importa si tengan mucho dinero o poco; no importa si sean viejos o jóvenes; no importa su condición de salud mental o nivel educativo.

Somos miembros de la Iglesia Episcopal, una de las confesiones de la Comunidad Anglicana mundial. (Hemos tomado la información siguiente del sitio web de la Iglesia Episcopal): “Creemos en seguir las enseñanzas de Jesucristo, cuya vida, muerte y resurrección salvó al mundo.” Buscamos “seguir a Jesús en una relación amorosa, liberadora y vivificante con Dios, entre nosotros y con la tierra.” “Tenemos un legado de inclusión en el cual, aspirando a dar a conocer y a ejemplificar el amor de Dios a todo ser humano; hombres y mujeres sirven como obispos, sacerdotes y diáconos en nuestra iglesia. Los laicos y el clero comparten el liderazgo a todos los niveles en nuestra iglesia. El liderazgo es un don de Dios, y puede ser manifestado por todas las personas en nuestra Iglesia, independientemente de su identidad u orientación sexual.”

En cuanto al sacramento de la Sagrada Comunión, creemos que: “tiene varios nombres: la Sagrada Comunión, la Eucaristía (que literalmente significa ‘acción de gracias’), la Cena del Señor, la Misa. Pero cualquiera que sea su nombre formal, esta es la cena en familia para los cristianos y un anticipo del banquete celestial. Como tal, todas las personas que han sido bautizadas, y, por lo tanto, parte de la familia extensa que es la Iglesia, son bienvenidas a recibir el pan y el vino, y estar en comunión con Dios y entre sí. Antes de recibir la Comunión juntos, ‘se requiere que examinemos nuestras vidas, nos arrepintamos de nuestros pecados, y estemos en amor y caridad con todos’ (Libro de Oración Común, p.752).”

Nuestra sacerdote ha firmado el compromiso siguiente con las personas migrantes:

"Yo, Rvda. Judith Jones, me comprometo a sostener la fe y la esperanza de mis hermanas y hermanos. Ellas y ellos son el rostro de Jesucristo, desarraigado, desempleado, abusado, empobrecido, hambriento y sediento, extranjero y criminalizado por los sistemas que acumulan riqueza y poder a costa de la vida y la dignidad humana. Ante la Comunidad aquí reunida y convocada por Jesucristo, me comprometo a respetar y defender la dignidad de ciudadano, de mis hermanos migrantes de este mundo, sirviéndoles con información, acompañando a las familias que enfrentan detenciones y deportaciones, y acércales la Palabra de Dios en las Escrituras. Ofrezco mi esfuerzo y los medios a mi alcance para promover leyes justas que protejan la vida del migrante y sus familias, que ofrezca acceso igualitario a la salud, a la educación, a la seguridad social y al trabajo, y que nos ayude a caminar sin miedo y en la plena luz, como hijas e hijos de mismo Dios, Madre y Padre nuestro. Con la gracia de Dios, asumo este ministerio."